Granola casera

La granola es una combinación de cereales y frutos secos. Los ingredientes pueden variar : avena, nueces, almendras, fruta deshidratada, cebada, etc. Se suele comer en el desayuno acompañando la leche o el yogur.

granola-2

Esta receta puede adaptarse fácilmente a tus gustos o disponibilidad en cuanto a frutos secos y deshidratados; puedes agregar canela o cardamomo, también puedes emplear miel de abejas o de agave.
Si utilizas frutos secos que ya están tostados, agrégalos al final de la cocción para que no se quemen, las frutas deshidratadas como las pasas se agregan cuando ya se ha horneado la preparación o de lo contrario terminarán como piedras. Si te apetece añadir trocitos de chocolate hazlo cuando la granola se haya enfriado.

En los supermercados se vende granola ya hecha, y también muesli, que es prácticamente lo mismo, al menos a nivel comercial. La diferencia básica (en la teoría) es que la granola se tuesta y lleva azúcar, y el muesli es simplemente la mezcla de los ingredientes en crudo. Pero si miráis los ingredientes del muesli que se vende en el supermercado veréis que también lleva azúcar.

La ventaja de prepararla en casa es controlar  los ingredientes que utilizamos, evitar las grasas saturadas y el exceso de azúcar.

Ingredientes:

150 gramos de copos de avena

150 gramos de frutos secos sin tostar al gusto (nueces , almendras , avellanas, pistachos, anacardos…)

3/4 cucharadita de sal marina

canela molida al gusto

1 cucharadas de miel

1 cucharadita de esencia de vainilla

2 cucharadas de azúcar moreno

1 cucharada de aceite de oliva

50 gramos de frutas deshidratadas (piña, albaricoque, manzana…)

trocitos de chocolate negro

opcional: pasas y coco deshidratado 

 

Mezclad bien en un bol los copos de avena, las semillas variadas, los frutos secos que no estén previamente tostados , la canela,  la vainilla, la miel ,el aceite y la sal.
Pasamos a una sartén y tostaremos ligeramente hasta tener todo bien integrado, vigilando que no se queme.
Dejamos enfriar completamente y añadimos la fruta deshidratada que más nos guste y al final cuando esté completamente fría, añadimos los trocitos de chocolate negro al gusto.

Guardad la granola en un bote hermético.

23 de abril de 2021: Dia Internacional del libro y pan de Sant Jordi

El día 23 de abril celebramos el día del libro y de la rosa. Es un día especial en el que se llenan las calles de puestos con libros y con rosas. Y en las panaderías y pastelerías con el pan de Sant Jordi.
Este pan lo creó en los años 80 el panadero Eduardo Crespo de la Fleca Balmes . Está enriquecido con sobrasada, queso y nueces , es fácil de preparar y está buenísimo!
 

Pan de Sant Jordi

500 gr harina de fuerza
300-320 gr agua mineral
100 gr queso Emmental
100 gr sobrasada
4 cucharadas de nueces picadas
15 gr  aceite de oliva virgen
15 gr de miel
18 gr levadura fresca o 6 g. levadura seca
5 gr  sal

pan sant jordi-8

Mezclamos la harina y el agua y dejamos reposar 30 minutos.

Amasamos un poco y mezclamos el aceite, la miel dejando la sal y la levadura para el final.

Seguimos amasando hasta que la masa esté lista. Lo puedes hacer a intervalos: amasar 2 minutos y dejar reposar 10 minutos. Unas cuatro o cinco veces.

pan sant jordi-7

Antes de terminar, dividimos la masa en 3 partes. En una mezclamos la sobrasada, en otra el queso rallado y en otra las nueces picadas. Las tapamos y dejamos que leven unos 60 minutos o hasta que doblen el volumen.

Formaremos las tiras: cinco con la masa de queso y cuatro con la masa de sobrasada.

pan sant jordi-5

La masa de nueces la estiraremos con forma de rectángulo del tamaño suficiente para que quepan las tiras de sobrasada y queso en el centro y las envolvemos como si fuera un paquete.

pan sant jordi-3

Lo tapamos y dejamos levar entre una y dos horas, hasta que doble el volumen.

Precalentamos el horno y cocemos el pan a 190 º C durante 20-25 minutos.

Dejamos enfriar y desmoldamos sobre una rejilla. (Receta de Chup-chup-chup)

pan sant jordi-1

pan sant jordi-4

Y para que este 23 de abril sea perfecto sólo faltan los libros y las rosas:

Bizcocho de limón con semillas de amapola

Este bizcocho es fácil de preparar, está delicioso y su sabor a limón resulta adictivo. Las semillas de amapola guardan un montón de sorpresas. Además de ofrecer un sabor delicioso a los productos de panadería y pastelería poseen propiedades beneficiosas para la salud:

Ácidos grasos saludables:  sobre todo la presencia de ácidos grasos omega-3 y omega-6.
Fibra: tres cucharadas soperas de semillas de amapola aportan un 12% del valor diario de fibra dietética recomendado.
Vitaminas: destaca la presencia de vitaminas del grupo B (en especial B1, B2, B3, B5, B6 y ácido fólico o B9), así como vitamina E y C.
Minerales: podemos mencionar el contenido en magnesio, calcio, manganeso, potasio, fósforo, hierro, zinc y cobre.

Fortalecen los huesos, son buenas para el corazón, facilitan la digestión y alivian el dolor.

Bizcocho de limón con semillas de amapola 

Para el bizcocho
170 gr harina
10 gr azúcar
3 huevos L
10 gr levadura química
1/4 cucharadita de sal
ralladura de 1 limón mediano
70 gr de mantequilla blanda
120 ml nata para montar
1 cucharada de zumo de limón
1 cucharada de semillas de amapola

Para el almíbar de limón
100 gr de azúcar
90 ml de zumo de limón

Para el glaseado de limón
90 gr Azúcar glas
2 cucharadas de zumo de limón

 

Precalentamos el horno a 180º y engrasamos un molde desmontable de un diámetro aproximado de 20 cm.

En un cazo a fuego lento, derretimos la mantequilla, añadimos las semillas de amapola y la ralladura de limón y apartamos del fuego. Removemos bien y reservamos.

Batimos los huevos y el azúcar hasta que éstos doblen su volumen y queden de color blanquecino.

Añadimos la nata a la mezcla de los huevos y seguimos batiendo durante otro par de minutos o hasta que veamos que espesa y sigue blanqueando.

En un cuenco a parte, tamizamos la harina, la levadura y la sal y vertemos a la masa anterior incorporando con una espátula con movimientos envolventes para que no se nos baje el aire.

Finalmente incorporamos la mantequilla con las semillas y la ralladura de limón. Añadimos también el zumo y lo incorporamos bien. Vertemos en el molde.

Metemos al horno y horneamos durante unos 45-50 minutos según el molde o hasta que al pincharlo el palillo salga limpio.

Preparamos el almíbar calentando en un cazo el zumo de limón y el azúcar hasta que ésta se haya disuelto por completo.

Sacamos el bizcocho del horno, lo dejamos enfriar unos minutos y lo bañamos con el almíbar. Dejamos enfriar.

Mientras preparamos el glaseado mezclando bien con un tenedor o unas varillas el azúcar glas con el zumo de limón.

Vertemos el glaseado por encima de nuestro bizcocho y… ¡a disfrutar!

Almendras garrapiñadas

Las almendras como otros frutos son fuente de hidratos de carbono saludables. 100 gramos tienen 576 calorías. Un porcentaje de grasas de 49 gramos, destacando los ácidos grasos poliinsaturados como los Omega-3 y Omega-6, (tienen unos 12 g por cada ración de 100 gramos de almendras). La misma cantidad, 12 gramos la tiene también de fibra alimentaria. Entre otros nutrientes tiene vitamina A, calcio, magnesio y potasio.

Este dulce sencillo, que solo consiste en frutos secos caramelizados, tiene historia. Hay constancia de que, ya en el siglo XVI, se preparaban en algunos conventos y por maestros confiteros. Las más famosas son las de Alcalá de Henares y las de Briviesca (Burgos).

 

Almendras garrapiñadas

250 g de azúcar
200 g de almendras con piel
250 g de agua

Ponemos todos los ingredientes juntos en la sartén y los calentamos a fuego medio. El azúcar comienza a disolverse y luego a tomar color. Lo dejamos así, con el fuego medio, hasta que el caramelo empieza a burbujear y formar una especie de espuma; entonces bajamos el fuego para que el caramelo mantenga un mínimo de hervor pero que no se queme. Así, con el fuego bajo, vamos removiendo con una cuchara o espátula de madera dejando que el agua se vaya evaporando y el caramelo se ponga más denso.

Sin dejar de remover, veremos que el caramelo se queda sin líquido y se pone seco, como una arenilla. Cuando tenemos el azúcar así subimos un poco el fuego para lograr que las almendras se vayan caramelizando sin pegarse unas a otras. Seguimos removiendo para que el caramelo se distribuya de manera homogénea sobre las almendras.
Cuando vemos que las almendras están cubiertas por esa capa de caramelo algo irregular tan característica las retiramos de la sartén y las volcamos sobre una hoja de papel de hornear. Con la ayuda de una espátula o cuchara las separamos para que no quede ninguna unida y las dejamos enfriar completamente. Se conservan muy bien en un bote de cristal.

 

Galette des Rois

La Galette des Rois es el dulce tradicional con el que se celebra la Epifanía o el Día de Reyes en el norte de Francia; es muy fácil de hacer, se elabora con masa de hojaldre,  crema de almendras, y también puede añadirse mermelada.

2 láminas redondas de hojaldre
Medio litro de leche.
100 gr de azúcar.
2 yemas de huevos M.
50 gr de maicena.
120 gr de almendra molida.
50 gr de mantequilla

Prepararemos una crema pastelera rápida en el microondas. En un bol apto ponemos la leche, las yemas, el azúcar y la maicena. Removemos bien y lo llevamos al microondas a máxima potencia, sacándola de vez en cuandopara batirla y controlando que no queme, hasta que haya espesado.
Añadimos la mantequilla y la almendra. Incorporamos todo bien y dejamos enfriar.
En una bandeja y sobre papel de horno ponemos una lámina de hojaldre y extendemos la crema dejando libre dos dedos aproximadamente en los bordes para poder sellar la masa con la parte superior. Cubrimos con la segunda lámina de hojaldre sellando los bordes presionando con los dedos, con un tenedor o enrollando y presionando. Hacemos unas marcas helicoidales sobre ella y pincelamos con huevo batido toda la superficie.
Hornear en horno precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo hasta que haya dorado.

Bollos suecos de Santa Lucía

Los bollos de Santa Lucía o Lussekatter son unos bollos dulces y especiados que se toman en Suecia en Navidad, concretamente el 13 de diciembre, coincidiendo con la fiesta de Santa Lucía. Se llaman también pan de azafrán por el característico color amarillo que le da la especia. Se suelen tomar acompañados de café o de  glögg (vino caliente especiado).

Para 6 bollos:

500 gr de harina de fuerza
50 gr de mantequilla en pomada
90 gramos de azúcar
1 huevo M y otro huevo para barnizar
320 gr de leche templada
pellizco de sal
15 gr de levadura (medio cubo)
cerezas secas o cualquier otro fruto rojo desecado
hebras de azafrán.

Poner el azafrán en la leche para que infusione, añadir la mantequilla para que derrita y la levadura para que empiece a hacer su efecto.

En otro recipiente poner el azúcar, sal y harina, añadir la mezcla de la leche y el huevo. Amasar y amasar hasta obtener una masa Lisa. Dejar levar.

Desgasificar y formar los bollos; les damos forma de S y en cada unión ponemos un fruto rojo desecado, pincelar con el otro huevo, levar de nuevo y al horno a 180 grados con calor arriba y unos 30 min. o hasta que se hayan dorado.

Tarta Comtessa casera

Hay muchas cosas  de los años 80 que dejaron huella y la tarta Comtessa fue una de ellas. Rebautizada como Viennetta esta tarta de nata con láminas crujientes de chocolate sigue siendo un must para cualquier época del año. Y aunque no lo parezca es muy fácil de preparar así que toma nota y disfruta de tu Comtessa casera.

Ingredientes para un molde rectangular de 24 cm:

Láminas de chocolate
200 g de chocolate de cobertura negro
Helado de nata
450 ml de nata líquida (mínimo 35% de grasa)
120 g de azúcar, divididos en dos porciones iguales
Tres claras de huevo pasteurizadas (unos 90 g de claras) a temperatura ambiente
Acabado
50 g de chocolate de cobertura negro

Lo primero que vamos a hacer es preparar las láminas de chocolate crujientes. Para ello fundimos el chocolate en el microondas y sobre papel de horno y con un pincel de silicona, vamos pintando varias capas de chocolate por cada lámina, que no queden demasiado finas para mejorar la textura final. Llevamos al frigorífico para que solidifiquen.

Mientras tanto montamos las claras con la mitad del azúcar por un lado y por otro lado montamos la nata con el resto del azúcar. Incorporamos ambas mezclas con movimientos envolventes para que se bajen lo menos posible.

Para montar la tarta, en un molde alargado ponemos una primera capa de helado de nata, después añadimos una lámina de chocolate, y continuamos poniendo capas de helado y láminas de chocolate, hasta terminar con el helado. Cubrimos con papel film para que el helado con coja aire que pueda formar hielo y también evita que absorba olores.

Llevamos al congelador mínimo 4 horas hasta que congele.

Cuando lo desmoldemos, decoramos con hilos de chocolate fundido por encima.

Focaccia con queso de cabra, pimientos del piquillo y cebolla caramelizada

focaccia-1

En estos días de confinamiento el panadero Daniel Jordà se ha propuesto abducirnos con un “master panarra” que puede seguirse en  su Instagram  y en su canal de youtube. ¡¡Y ya lo creo que nos ha abducido!! Desde hacer nuestra masa madre hasta el pan candeal pasando por pan para hamburguesas, unos ricos grisines o unos crespillos, nos regala su sabiduría y buen hacer de este arte que es la panadería. Hoy os comparto la receta de esta focaccia suave y esponjosa.

Los ingredientes son para una focaccia grande o dos pequeñas.

Para darle más sabor a la masa añadimos una de estas opciones:
100 gr de masa madre
150 gr de Biga

Para realizar la biga, 24 horas antes mezclamos:
100 gr de harina
45 gr de agua
0,2 gr de levadura
y dejamos reposar en la nevera.

Para la masa
500 g. de harina de fuerza
40 g. de mantequilla (a temperatura ambiente)
350 g. de agua (a temperatura ambiente)
10 g. de levadura de panadería
Una pizca de sal
40 g. de aceite de oliva
1 cucharadita de romero
½ cucharadita de orégano

Para adornar la focaccia
pimientos del piquillo
tomates secos
aceitunas negras
queso de cabra
cebolla caramelizada
aceite de oliva virgen extra

En un bol mezclamos primero el agua, el aceite, la sal y la mantequilla con la biga para que se vaya deshaciendo; añadimos la harina, la levadura y las hierbas aromáticas (opcional) para integrar todos los ingredientes. Dejamos reposar en el bol unos 20 minutos. Ponemos un poco de aceite sobre la encimera y amasamos de forma enérgica (amasado francés) unos minutos y dejamos reposar 15 minutos.
Sobre la superficie aceitada estiramos la masa con las manos y hacemos unos pliegues rápidos para dar fuerza. Dejamos reposar 1 hora.

focaccia-7
Dividimos la masa en dos y la boleamos. Reposo de 5 minutos.
Para formar la focaccia estiramos la masa sin desgasificar, la plegamos en tres y la ponemos en el recipiente previamente aceitado y dejamos fermentar otra hora más.
Hacemos una salmuera con una mezcla de 2 partes de agua, 1 parte de aceite y un poco de sal y vamos encharcando la superficie de la masa presionando con los dedos en ella.

focaccia-4

La decoramos con los ingredientes elegidos. En mi caso , una de ellas con tomates secos en aceite de oliva, cebolla caramelizada y aceitunas negras y la otra con cebolla caramelizada, pimientos del piquillo, queso de cabra y aceitunas negras. Aromatizadas con orégano y tomillo y regadas con AOVE de la Sierra de Mágina.
Horneamos a 250 calor arriba-abajo durante 10-15 minutos.

focaccia-5

focaccia-6

Y…¡A disfrutar!

#yomequedoencasa

Anteriores Entradas antiguas